Cómo elegir una buena contraseña para tu cuenta de correo

El principal problema a la hora de crear la contraseña para nuestro correo electrónico radica en que buscamos algo que podamos recordar fácilmente. Ya sean contraseñas del tipo “1234”, “contraseña”, pasword”, etc. a veces incluso llegamos a usar números como si fueran vocales “n0ch3bu3n4”, “d10s”, “p4r4c41d4s”, etc.

Eso sin contar las típicas que hacen referencia a nuestro entorno como la matricula de nuestro coche, cumpleaños nuestro o de algún familiar, nombre de nuestra mascota, etc. Esto aparte de facilitarnos el recordarla da como consecuencia que con un simple programa cualquier persona con un mínimo conocimiento de informática pueda hacerse con ella de una manera muy rápida y sin apenas esfuerzo.

Entonces ¿Como hacer una contraseña segura? la solución más fácil se basa en crear un galimatías el cual este compuesto por letras mayúsculas, letras minúsculas, números y símbolos. Por supuesto alargar este galimatías al menos con diez de estos aunque cuanto más alarguemos más difícil será que las descifren. Por si no os queda claro os pongo un claro ejemplo de galimatías que supondría un desafió para cualquier programa: ” f!@3A0u%$H ” como veis crea una combinación muy compleja dado que no tiene un patrón claro.

Si bien la creación de la contraseña anteriormente mencionada no ha sido difícil de crear si que es verdaderamente difícil de recordar y eso que solo contiene diez dígitos. ¿Como puedo recordar este tipo de contraseñas? este es el mayor problema con los que no encontramos a la hora de generar una contraseña segura.

Lo cierto es que es bastante complejo ya que memorizarla se hace casi imposible y escribirla en un documento de texto en nuestro ordenador tampoco es que sea seguro. Podríamos escribirla en un papel y guardarla en lugar seguro lejos de manos indeseadas o bien podemos adaptar una contraseña que signifique algo para nosotrotr@s pero parezca un galimatías para los demás.

¿Como conseguimos esto? Para esto existe el viejo truco de usar una frase y coger la primera letra de cada palabra para formar una contraseña segura. Ejemplo:

Acabo de comprarme un coche nuevo y ya lo he tenido que llevar al taller

Esta frase la convertiríamos en lo siguiente: Adcucnyylhtqlat. Por supuesto la frase que eligierais seria una la cual forme parte de algo importante de vuestras vidas y generaríais algo muy complicado de descifrar.

Con esta misma frase podemos generar una contraseña más compleja añadiendo mayúsculas a ciertas palabras, por ejemplo a los verbos de la frase o cambiando las letras por números que “parezcan” letras, i= 1, e= 3, a= 4, etc. creo que esto ya lo entendéis. También podéis añadir símbolos que hagan referencia a las letras como lo hacen los números que os he mencionado hace nada.

Con esto acabo aunque no sin informaros que ninguna contraseña es 100% segura y que el desarrollo de programas para desencriptarlas siguen mejorando día a día por eso lo mejor es ponérselo lo más difícil posible a toda esa gente ajena que busca robarnos nuestros datos y aprovecharlos para su propio interés.